27 de julio de 2012

Sabero - Valdoré - Sabero

Características de la ruta:
  • Tipo de recorrido: Circular
  • Longitud: 12,5 km
  • Duración: 3 horas y media aproximadamente
  • Desnivel: 635 m
  • Uso recomendado: Peatonal y ciclista
  • Dificultad: Baja
  • Época recomendada: Todo el año

 
Mapa de la ruta
Perfil de la ruta
   Descripción de la ruta:

   Comenzamos la ruta en la plaza del Museo Regional de la Siderurgia y la Minería, desde donde ascendemos en dirección a la ermita de San Blas, cuyo origen data del Medievo.
   A partir de este punto tomamos un camino que nos llevará hacia la Fuente de la Muela donde podremos llenar las cantimploras con un agua de excelente calidad. En las inmediaciones de la fuente podemos encontrar algún ejemplar de Lobaria pulmonaria, un liquen habitual dentro de la Montaña Leonesa pero que está considerada como una especie amenazada en Europa, donde solamente está presente en las montañas. Además también podemos observar alguna hepática como la Pellia epiphylla.

Ermita de San Blas

Ermita y Peñacorada al fondo

Recinto de la Fuente de la Muela

Fuente de la Muela

Saliendo de la fuente
Pellia epiphylla
Lobaria pulmonaria


   Después de cargar nuestras cantimploras continuamos por la pista forestal durante unos 300 m hasta una curva muy pronunciada, punto en el cual podemos acercarnos a contemplar el Roblón de Sabero desviándonos un poco del camino.
   Este roblón es un magnífico ejemplar Quercus x trabutii (Q. pyrenaica x Q. petraea) del cual destaca su impresionante estructura y el volumen de su copa, se le estiman unos 700 años de edad.
Datos dendrométricos
  • Altura: 17,50 m
  • Perímetro normal ( a 1,30 m): 5,10 m
  • Perímetro de base: 8,40 m
  • Diámetro normal: 1,62 m
  • Diámetro de copa:   N-S: 23,50 m E-O: 20,50 m
A la sombra del Roblón
   Para continuar la ruta debemos de volver a la pista forestal descendiendo del Roblón por el mismo camino que por donde subimos. Poco a poco vamos ganando altura hasta llegar a la Mina de la Plata, llamada así porque el mineral que se buscaba era la galena argentífera (PbS), una de las principales menas de plomo de un característico brillo metalizado y cuyo contenido en plata puede alcanzar el 1%.
Galena recogida en los alrededores de la Mina de la Plata


Señal de la Mina de la Plata

   Justo enfrente de la Mina de la Plata tenemos un cruce, en el cual deberemos de continuar de frente en dirección a Valdoré, tal y como nos lo indica la señal mostrada en la imagen anterior. Es en este punto donde nos encontramos con las mayores pendientes de la ruta y tras una corta pero intensa subida llegamos a los "Altos de Valdoré", desde donde tenemos unas impresionantes vistas de Pico Moro y Peña Rionda y de los pueblos de Verdiago y Aleje.

Terminando la subida
Pico Moro, Peña Rionda y Pico Roscas desde los Altos de Valdoré
   Una vez hemos contemplado las vistas que tenemos, iniciamos un cómodo descenso por una pista forestal hasta Valdoré. En el principio del descenso podemos ver hayas y robles y a medida que descendemos vamos dejando los árboles atrás adentrándonos entre piornos y finalmente pastizales. Según llegamos a Valdoré nos encontramos con una fuente donde podemos coger agua y recuperar fuerzas para afrontar la siguiente subida.
Verdiago

Hayedo

La Velilla de Valdoré


Continuamos bajando

Valdoré

Fuente en Valdoré
   Sin descender a la parte baja del pueblo de Valdoré cogemos un camino que se dirige hacia un pinar que encontramos a la izquierda, y una vez nos adentramos en el pinar vamos ganando altura poco a poco en zig-zag. Después de esta cómoda y fresca subida por el pinar llegamos a un collado que nos da acceso a Valdeajo, dejando a la derecha la imponente silueta de la Camperona. Desde este collado tenemos una espectacular vista de Crémenes con Las Pintas detrás. En este pinar en otoño nos podemos encontrar una infinidad de setas comestibles, entre la que destacan el níscalo (Lactarius deliciosus), Boletus pinophilus o diferentes especies del género Tricholoma, además de otras especies no comestibles tales como la Amanita muscaria o la mortal Galerina marginata.
Subiendo por el pinar

Llegando al collado
Lactarius deliciosus
Boletus pinophilus
Tricholoma portentosum

Amanita muscaria
Galerina marginata
La Camperona

Crémenes con Las Pintas al fondo
   Desde el collado podemos descender a Valdeajo por dos caminos, por una cómoda pista forestal o atravesando por unos pastizales, a través de los cuales nos evitamos algo mas de 500 m de pista. Si optamos por esta segunda opción (yo la recomiendo) en apenas un kilómetro llegaremos a la entrada de la cueva de Valdeajo, una pequeña joya geológica que podemos visitar avisando con antelación a la Junta Vecinal de Sahelices de Sabero.
Bajando hacia Valdeajo

A la cueva
Entrada a la cueva

Interior de la cueva
Estalagmita

Coladas


Estalactitas de aragonito


Agregados aciculares de aragonito
   El descenso de la cueva a Sabero lo haremos por una pista forestal bien señalizada, en la que un poco por debajo de la cueva nos encontraremos con un  refugio con fuente y un merendero. Y desde allí continuamos por el mismo camino hasta llegar a una granja, en la que hay un cruce y deberemos de coger el camino de la izquierda, que nos lleva de vuelta hasta Sabero.

Refugio de Valdeajo

De vuelta a Sabero

    Sabero

1 comentario:

  1. Nos gustaría a todos los visitantes de Sabero que hubiese un grupo de guías que organizasen diferentes salidas para visitar las rutas estudiadas, fijando un precio fijo según el número de visitantes

    ResponderEliminar