3 de diciembre de 2012

Culebras del Valle de Sabero

   Con este artículo quiero dar a conocer a todo el mundo estos animales que nos suelen producir pánico y fascinación al mismo tiempo. A ver si conociéndolos empezamos a respetarlos, ya que para el ser humano son uno de los animales más beneficiosos al ser uno de los mayores depredadores de roedores, los cuales arruinan buena parte de las cosechas.
   Además se las puede considerar inofensivas para el ser humano. En España se producen alrededor de unas 1500 ó 2000 mordeduras de víboras al año, falleciendo solamente entre 3 y 5 personas, menos de la mitad de las que mueren por reacciones alérgicas tras picaduras de abejas y avispas.
   En nuestro valle podemos encontrar cinco especies de culebras, de las cuales la única capaz de inocular veneno es la Vipera seoanei.

Víbora de Seoane
Ejemplar adulto de Vipera seoanei
   La víbora de Seoane (Vipera seoanei) es un ofidio con el cuerpo corto y grueso, de no más de 60 cm de longitud, con la pupila vertical. El iris suele ser anaranjado. Tiene la cabeza triangular y un diseño muy variable, con coloración marrón claro o gris y manchas dorsales oscuras, normalmente en zig-zag.
En esta imagen podemos observar la pupila vertical del ojo
   En cuanto a coloración, es la más variable de las víboras de la Península Ibérica, y presenta cinco patrones de coloración bien diferenciada.
De izq. a dcha.: Forma clásica, forma bilineata, forma unicolor, forma melánica y forma cantábrica
   Su periodo de actividad comienza en marzo y se prolonga hasta bien entrado el mes de octubre. Es una especie muy activa que sale al exterior a solearse prácticamente a diario. También se muestra activa en días nublados e incluso con niebla y lloviznas.
   Generalmente caza al acecho y abate a la presa mediante su mordedura venenosa, aunque en ocasiones también busca presas de forma activa. En el siguiente enlace podemos ver a una víbora comiendo un ratón.
   En condiciones climatológicas normales las hembras adultas se reproducen cada año. Son ovovivíparas, y suelen parir de 8 a 10 crías a finales de agosto o septiembre. Las crías realizan su primera muda al nacer y al cabo de pocos días comienzan a alimentarse.

   Vive en bordes y claros de bosques húmedos, así como zonas de matorral con una buena insolación.
   La mordedura de la víbora de Seoane no suele causar envenenamientos graves en el hombre, salvo en el caso de ancianos, niños o personas débiles de salud. Aún así, es indispensable el tratamiento médico de una mordedura y la hospitalización del paciente.
Qué hacer ante una mordedura de víbora
- Identificar a la serpiente sin tratar de capturarla o matarla.
- Constatar la mordedura y la inoculación de veneno por las dos marcas y el dolor.
- No cortar ni succionar la mordedura; ello aumenta la lesión local y el riesgo de infección.
- Colocar un vendaje compresivo sobre la zona de la mordedura o un torniquete flojo entre ésta y la raíz del miembro mordido (debe permitir el paso de un dedo por debajo).
- Si el miembro afectado es un brazo, inmovilizarlo en cabestrillo con un pañuelo a la altura del pecho.
- Tranquilizar al afectado (se han dado casos de personas que han muerto de un infarto de miocardio desencadenado por mordeduras de serpientes inofensivas).
- Aliviar el dolor con aspirina o paracetamol.
- No dar al afectado bebidas alcohólicas o hipnóticos ni poner hielo sobre la mordedura.
- Evacuar a la víctima a un centro sanitario; los médicos valorarán la administración de suero antiviperino (su uso no está exento de riesgos).
Culebra lisa europea
Ejemplar adulto de Coronella austriaca
   La culebra lisa europea (Coronella austriaca) es una culebra pequeña, con las pupilas redondas. Tiene una banda oscura a los lados de la cabeza, que a menudo llega desde los orificios nasales hasta el cuello. El dorso es grisáceo o pardo, con manchas oscuras transversales. La zona ventral es negruzca casi en su totalidad. Se parece bastante a la víbora, de la cual podemos distinguirla por la forma de la cabeza y de las pupilas. Es una culebra venenosa, aunque es incapaz de inocular su veneno con un mordisco (es aglifa), además su veneno es inocuo para el ser humano.
   
   Vive en zonas de ambiente fresco y con humedad, sobre todo en bordes de bosques y manchas de matorral con algún roquedo.
   Tiene principalmente actividad nocturna durante el verano. Se alimenta de grandes insectos, otros reptiles y pequeños mamíferos. Cuando se ve acosada aplasta la cabeza, para asemejarse a las víboras, aunque raramente se vuelve agresiva. La conducta defensiva más habitual es expulsar por la cloaca una secreción maloliente.
Culebra lisa meridional
Ejemplar adulto de Coronella girondica
   Es muy semejante a su congénere; se diferencia principalmente porque la meridional tiene la zona ventral con un diseño ajedrezado, en vez de negruzco. Al igual que la anterior tiene las pupilas redondas.
En esta imagen podemos observar el aspecto ajedrezado de su parte ventral
   Otra diferencia con la anterior es que la meridional se encuentra en hábitats de ambientes más secos y cálidos. En nuestro valle es muy poco frecuente, es más común al sur de Peñacorada.
   Es crepuscular y nocturna durante todo el año. Su dieta se compone principalmente de lagartijas de distintas especies. No es agresiva y sus métodos defensivos al igual que en la europea son el de asemejarse a las víboras y expulsar una secreción maloliente por la cloaca.
Culebra de collar
Ejemplar adulto de Natrix natrix
   La culebra de collar (Natrix natrix) es grande y robusta, es la más grande que podemos encontrar en el Valle de Sabero (hasta 120 cm de longitud). Tiene la pupila redonda y el iris rojizo. Es de color verdoso o grisáceo, a veces con alguna pequeña mancha oscura. Los ejemplares juveniles presentan un patente collar negro y amarillento.
Ejemplar juvenil de Natrix natrix
   Habita en zonas con una gran humedad ambiental, frecuentando los bosques de ribera y herbazales. Cuando se ve acosada adopta la postura de "muerte fingida", mostrando inmóvil las partes inferiores y con la boca abierta; también puede emitir sonidos y bufidos, y expeler por la cloaca fluidos malolientes. Se alimenta casi exclusivamente de anfibios.
Culebra viperina
Natrix maura
   Culebra de unos 90 cm de longitud, con pupila redonda y la cabeza bien delimitada. Tiene coloración dorsal parda o grisácea, normalmente con unas manchas oscuras en zig-zag que les asemejan a las víboras (de ahí su nombre). No son raros los ejemplares melánicos.
   Siempre está ligada a la presencia de agua, ocupando sólo zonas más secas para hibernar. Habita todo tipo de medios acuáticos, salvo ríos muy caudalosos.
   Se alimenta principalmente de pequeños peces y de anfibios, así como de invertebrados acuáticos. Raras veces captura micromamíferos. Cuando se ve acosada imita el comportamiento de las víboras, pero es totalmente inofensiva.




4 comentarios:

  1. Buen blog, enhorabuena.

    En esta entrada he detectado un error, referente a la última foto. Se trata no de una culebra viperina sino de una víbora auténtica (a la que la primera tiende a emular precisamente).

    Es sin ninguna duda la víbora hocicuda (Vipera latastei).
    enlace: http://pendientedemigracion.ucm.es/info/zoo/Vertebrados/ictiologia/Extremadura/fotos7UC.htm
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la corrección. Subsanaré el error lo antes posible.

      Eliminar
  2. Muy buen trabajo, gracias por la calidad y actualidad de la información.

    ResponderEliminar